Category Archives: Fauna y Flora

El esparto

El esparto es el nombre con el que se conoce una planta que tuvo una gran importancia en la economía de muchos pueblos españoles hasta bien entrado el siglo XX. La elaboración de productos de esparto tiene unas profundas raíces históricas. Cabe destacar que los romanos usaban esta planta por su dureza y versatilidad.

Esparto - El crecimiento inicial de la planta es muy lento y se empieza a acelerar tras el tercer año
Esparto – El crecimiento inicial de la planta es muy lento
y se empieza a acelerar tras el tercer año

Es una hoja fina, flexible y duradera de hasta 60 cm de altura, propia de terrenos secos, rocosos y no cultivados que crece en el centro y en el sur de la península ibérica y del norte de África. Su nombre científico es Macrochloa tenacissima (sin. Stipa tenacissima). El esparto español tiene una calidad superior a la de otros países mediterráneos por su mayor porcentaje de celulosa y por la calidad de sus fibras, mucho más finas. La planta también es conocida como espartera o atocha y sus primeros usos fueron para fabricar cuerdas y sogas para los barcos, la agricultura y la cestería. Las zonas naturales con abundante presencia de estas plantas son conocidas como espartales, atochares o albardinales.

El arte y la técnica de elaboración de este producto natural a lo largo de la historia han propiciado el surgimiento de múltiples usos y el desarrollo de diversos estilos de trenzado, cada uno con su propio nombre.

Productos de esparto, mimbre y corcho
Productos de esparto, mimbre y corcho

En los pueblos, muchos ancianos aún conservan la tradición de trenzar objetos de esparto. Usaban este producto local al no haber otras opciones, por lo que la necesidad les llevaba a fabricar todo tipo de objetos: zapatos para poder trabajar en el campo, contenedores para llevar el agua y la comida, cestas para recolectar la cosecha, alfombras para el suelo, persianas para las ventanas… Contamos con nuestros mayores para que leguen sus conocimientos a las generaciones venideras y así podamos conservar el arte de trenzar este producto tan versátil —cuyo uso actual es sobre todo ornamental— además de enseñarnos a usar las herramientas necesarias y a compartir su vocabulario y su sabiduría.

  • El capazo es un cesto grande circular que se usa para transportar y almacenar leños para las largas noches de invierno.
  • Los tizneros son salvamanteles donde se ponen las ollas calientes recién salidas del fuego.
  • Las soguillas son unas sandalias con suelas de esparto. Estas suelas están fabricadas con espirales de cuerda trenzada que se ponen una al lado de la otra y luego se cubren con tela para formar el zapato.
  • Las garrafas se forran de pleitas de esparto para proteger el vidrio y suelen llevar asas para facilitar su transporte. Funcionan como un aislante para el vino o el agua.
  • Los serones son cestas para transportar materiales en burros y mulas.
  • La pleita es una cinta plana y ancha de esparto formada por grupos de al menos tres ramales. Cuanto más ancha sea la pleita, más tallos se necesitarán. Estas cintas se usarán luego para fabricar objetos: una cesta, un capazo o una quesera (molde de esparto donde se cura el queso).
Esparto y Queso
El Esparto y Queso

El crecimiento inicial de la planta es muy lento y se empieza a acelerar tras el tercer año; los mejores tallos se forman a partir de los cinco años. La calidad y la cantidad de la planta no empiezan a empeorar hasta los cincuenta años de edad. Los tallos se recolectan entre junio y agosto, una vez que la planta ha madurado tras el periodo de crecimiento primaveral. Se recolecta a mano usando una herramienta de madera en forma de L, cogiendo con una mano un puñado de tallos y ayudándose de la herramienta para tirar y arrancarlo. En caso de recolectar en el periodo incorrecto, se corre el riesgo de arrancar las raíces y dañar el crecimiento de la planta; además, si se usa la herramienta de modo incorrecto, se puede dañar el nudo de la hoja. Un método más adecuado  —pero más lento— es arrancar a mano solo unos cuantos tallos, tirando con decisión hacia arriba. A continuación, limpiaremos y clasificaremos los tallos que hemos arrancado de la planta, descartando las hebras rotas o muy cortas, y luego los agruparemos en manojos.

  • Esparto verde: se seca a la sombra para conservar su color.
  • Esparto crudo: se seca al sol.
  • Esparto cocido: los manojos se secan al sol antes de sumergirlos en una alberca durante varias semanas; luego, se secan otra vez y se apalean para que las fibras se ablanden.

En la actualidad, los productos de esparto van siendo relegados a productos decorativos. Desgraciadamente, el uso del esparto se sustituye por productos de plástico y fibras sintéticas. Por fortuna, cada vez hay más consciencia de que estos nuevos materiales son perjudiciales para el medioambiente y se va expandiendo el uso de productos biodegradables y ecológicos.


Esparto en la Prensa (Parauta serranía de Ronda)

Parauta mantiene viva la tradición del esparto ( Diario Ronda 14 de enero de 2019)

Alrededor de una docena de alumnos de diferentes edades están aprendiendo a trabajar el esparto. Antiguamente, el tradicional oficio de espartero era muy común en Parauta y otros pueblos de los alrededores. https://www.diarioronda.es/2019/01/14/comarca/parauta-mantiene-viva-la-tradicion-del-esparto/

Taller de aprendizaje del trabajo con esparto

El municipio de Parauta desarrolla la cuarta temporada del taller de aprendizaje del trabajo con esparto, una iniciativa ya consolidada que desde que se iniciara a finales de 2015 ha gozado de una buena aceptación tanto por parte de los vecinos como de personas que se desplazan hasta el pueblo desde otras localidades como Cartajima, Igualeja o Ronda.

Alrededor de una docena de alumnos de diferentes edades están aprendiendo a trabajar el esparto. Antiguamente, el tradicional oficio de espartero era muy común en Parauta y otros pueblos de los alrededores, llegando a suponer esta artesanía para muchas familias su principal sustento económico. En la actualidad es inviable subsistir del trabajo con el esparto, que se ha convertido en una labor artesanal realizada por aquellos que aún la mantienen por tradición y amor a sus orígenes.

Vicente Sánchez y Mateo Peña, verdaderos maestros esparteros que llevan toda la vida trabajando este material y creando auténticas obras de arte, son los monitores del taller y, por tanto, los encargados de enseñar a los alumnos este laborioso oficio. En este punto Maribel Muñoz, alumna del taller, ha explicado que primero aprendieron a crear los elementos más básicos, como tomizas, soguillas o pleitas, que son necesarios para después realizar utensilios más complejos y típicos de la zona como son las esteras, las espuertas o los cenachos, muy utilizados para la recolección de diferentes frutos, sobre todo castañas. Tanto Vicente como Mateo han coincidido en que los alumnos han mejorado mucho desde que comenzase el taller, hasta el punto de que algunos de ellos se han animado a crear con paciencia complejos elementos como cortinas, gorros, fundas para recipientes e incluso zapatos.

Por otro lado, Esteban Benítez, alumno del taller, ha indicado que antes de realizar cualquier objeto de esparto es necesario salir al monte para recolectar la materia prima, que se localiza en las “tocheras”, tarea que hay que hacer con especial precaución debido a la gran cantidad de espinas que tiene la planta. Una vez recogido llega el momento de extenderlo durante alrededor de un mes para que se seque. El siguiente paso en la preparación del esparto es golpearlo sobre una pared o una piedra, que antaño se conocía como “sacudidero”, para que caigan las espinas secas. Finalmente, y con el objetivo de que es material sea más blando y flexible, se mete en remojo o se cuece, dependiendo del producto o utensilio que se pretenda elaborar con él. A partir de aquí todo depende de la habilidad del artesano.

Todos los participantes han valorado muy positivamente la puesta en marcha del taller, que definen como “una estupenda iniciativa que sirve para que los maestros esparteros transmitan sus conocimientos a los demás, contribuyendo así a que la tradición del trabajo con el esparto se mantenga en el tiempo y no desaparezca”. El taller se viene se viene realizando los martes y los jueves por la tarde en las instalaciones del centro Guadalinfo de Parauta, donde además de aprender, los inscritos aseguran disfrutar de ratos divertidos gracias al inmejorable ambiente en el que se desarrollan las clases.


¿Qué hacer en las Sierras, Serranías y sus pueblos?

Ferias, fiestas, recreaciones históricas, rutas de tapas, teatro, rally, deportes, guías y actividades

Ver el Calendario de Eventos aqui.

El corcho


Quercus suber (alcornoque mediterráneo) es un tipo de árbol de hoja perenne, endémico del Mediterráneo. A lo largo del tiempo, este árbol se ha adaptado a los incendios y la sequía de esta región, generando una corteza más gruesa como capa protectora (El corcho.)

Las numerosas aplicaciones industriales de la capa exterior de su corteza propiciaron el desarrollo de 2,7 millones de hectáreas de bosques abiertos de esta especie en 7 países del Mediterráneo (España, Portugal, Argelia, Marruecos, Italia, Túnez y Francia).

Alojamientos en el Parque Natural Los Alcornocales

Booking.com

No es necesario dañar ni talar este majestuoso árbol para extraer el corcho, sino que basta con retirar cuidadosamente su corteza con un hacha especial. Este proceso se realiza durante el calor del verano, que permite que la corteza se despegue con mayor facilidad. Las láminas de corcho se transportan en mulas hasta que se apilan en camiones y se almacenan.

El corcho - Quercus suber (alcornoque mediterráneo) es un tipo de árbol de hoja perenne, endémico del Mediterráneo.
El corcho – Quercus suber (alcornoque mediterráneo) es un
tipo de árbol de hoja perenne, endémico del Mediterráneo.

El corcho de estos árboles, que llegan a vivir 200 años, alcanza la calidad suficiente para su empleo enológico a los 50 años, y su corteza tarda entre 9 y 12 años en regenerarse. No es necesario arar la tierra entre las cosechas, lo que permite el desarrollo de una rica vida salvaje en sus bosques, que dan refugio a especies endémicas singulares. En estudios recientes se ha descubierto la inmensa diversidad de la fauna y flora de estos bosques, propiciada por una elevada humedad. El dosel arbóreo y sus numerosos arroyos generan un microclima subtropical en una región habitualmente seca de España.

El equilibro entre conservación y desarrollo económico de estos bosques es ejemplar. España es, tras Portugal, el segundo mayor productor de cocho, con cerca del 25 % del suministro mundial, genera alrededor de 300 millones de euros con la exportación de este material y da trabajo a miles de personas.

Los romanos empleaban el corcho para tapar vasijas, construir tejados y fabricar colmenas
Los romanos empleaban el corcho para tapar vasijas, construir
tejados y fabricar colmenas

Ya en la antigüedad los egipcios, los griegos y los romanos empleaban el corcho para tapar vasijas, construir tejados y fabricar colmenas. A principios del siglo XVIII, el uso del corcho se expandió en la industria, en particular cuando Dom Pierre Pérignon, un monje benedictino célebre por inventar el champán, creó el primer tapón de corcho. La elasticidad del corcho y sus propiedades impermeables hacen de él el material ideal para fabricar tapones.

Los romanos empleaban el corcho para tapar vasijas, construir tejados y fabricar colmenas
Los romanos empleaban el corcho para tapar vasijas, construir
tejados y fabricar colmenas

Los corchos más caros proceden de una sola pieza, aunque también es habitual crear aglomerados de corcho pegando trozos pequeños. Los recortes de corcho también se recogen para procesar productos de corcho alternativos, por lo que nada se desperdicia.

Gracias a sus propiedades exclusivas, las aplicaciones del corcho son innumerables y abarcan desde escudos y revestimientos térmicos de naves espaciales hasta artículos para limpiar vertidos de crudo. Otros ejemplos de aplicaciones del corcho son: revestimientos para suelos y paredes, aislamientos acústicos/térmicos, juntas para motores, boyas de pesca, zapatos, muebles, utensilios de cocina, adornos, empuñaduras de cañas de pescar, bastones y bicicletas, revestimientos para cascos, dianas para dardos, rellenos de pelotas de baloncesto, hockey y cricket.

El corcho - Quercus suber (alcornoque mediterráneo) es un tipo de árbol de hoja perenne, endémico del Mediterráneo.
El corcho – Quercus suber (alcornoque mediterráneo) es un tipo de árbol de hoja perenne, endémico del Mediterráneo.

Tras un periodo en el que parecía que las alternativas sintéticas más económicas se imponían sobre los tapones de corcho para vinos, el uso de este material está resurgiendo. Su impacto medioambiental es muy inferior al de las alternativas de metal o petróleo, y además es el material perfecto para el vino tinto, el coñac y otras bebidas, ya que permite que el vino se oxigene y envejezca bien.

El corcho - Quercus suber (alcornoque mediterráneo) es un tipo de árbol de hoja perenne, endémico del Mediterráneo.
El corcho – Quercus suber (alcornoque mediterráneo) es un tipo de árbol de hoja perenne, endémico del Mediterráneo.

Ecologistas, WWF y grupos ornitológicos luchan por salvar la industria del corcho, incitando a los aficionados al vino a consumir solo botellas con tapón de corcho. La disminución de la demanda de tapones de corcho provocaría el colapso de todo el sistema (los tapones de corcho constituyen el 60 % de toda la producción) y podría dar lugar en tan solo 10 años a la desaparición de los bosques por abandono, incendios, diversificación y otro tipo de sobreexplotación.

El corcho es un material completamente natural, renovable y reciclable de vital importancia para el medio ambiente.

Dónde encontrar alcornoques en la península ibérica

El parque de los Alcornocales es el bosque de esta especie más grande de la península ibérica, y el más importante del mundo. Este montañoso parque forma un corredor verde entre la Sierra de Grazalema y la zona costera de Tarifa.

Centros de interpretación y Información

Centro de visitantes Cortes de la Frontera

Dirección: c/ Jacaranda nº 1, Esquina Avda. de la Democracia, Cortes de la Frontera, 29380-Málaga

Accediendo a Cortes de la Frontera desde Ubrique rodeamos por el sur el pueblo en sentido Benaoján por la carretera de circunvalación, para encontrar el desvío a la izquierda hacia el centro de visitantes en la calle Prado. Viniendo desde Benaoján, basta entrar en Cortes de la Frontera y seguir por la Avenida de Ronda hasta la confluencia con la A-373, y si accedemos desde la costa la señalización en la citada carretera A-373 nos desvía a la izquierda antes de entrar en Cortes, desde donde seguimos la calle Prados hasta coger un cruce a la derecha con la Avda. Jacaranda.

Conocer sus paisajes, su naturaleza, su historia y sus gentes es la propuesta que desde este equipamiento se brinda al visitante para disfrutar de la riqueza que encierra cada uno de ellos. De estos espacios naturales sorprende su gran diversidad y contraste, pero al mismo tiempo comparten numerosos elementos en común. El agua, por ejemplo, juega un papel fundamental en estos parques, configurando la morfología del paisaje y propiciando la supervivencia de formaciones forestales tan singulares y relictas, como los pinsapares de Sierra de las Nieves y Grazalema, o la laurisilva de Los Alcornocales.

Web: https://www.juntadeandalucia.es/medioambiente/servtc5/ventana/mostrarFicha.do?re=s&idEquipamiento=19880


El Aljilbe

Dirección: Ctra. A-2228 Alcalá de los Gazules-Benalup Casas Viejas Km 1. 11180 – Alcalá de los Gazules (Cádiz)

Desde la autovía de Jerez-Los Barrios A-381, tomamos la salida que indica Alcalá de los Gazules/Benalup-Casas Viejas. Posteriormente nos dirigimos hacia la localidad de Benalup por la carretera A-2228 y aproximadamente a un kilómetro encontraremos el centro de visitantes.

En sus instalaciones se exponen las singularidades y excelencias de este territorio gaditano. Entre otros aspectos, se relata cómo el aspecto actual de las sierras y la campiña no depende sólo de las condiciones ambientales, sino también de las interacciones humanas acaecidas a lo largo de la historia. Otra de las salas se centra en las singularidades ecológicas y paisajísticas de la campiña y los bosques. En este recorrido se resaltan las características de las formaciones arboladas, su fauna asociada, los recursos que obtiene el hombre del medio o los usos turísticos actuales.

Las masas arboladas del parque se componen de acebuchales, espesos quejigares morunos, los alcornocales mejor conservados de la Península y los bosques de niebla y canutos, con una exuberante y rara vegetación que perdura aquí desde la Era Terciaria. En las inmediaciones, el jardín botánico El Aljibe permite entrar en contacto con esta riqueza botánica.

Web: https://www.juntadeandalucia.es/medioambiente/servtc5/ventana/mostrarFicha.do?re=s&idEquipamiento=19740


Huerta Grande

Dirección: Ctra. N-340 Km 96 . Barriada El Pelayo

Este equipamiento lo encontramos en el kilómetro 96 de la carretera N-340, en la pedanía El Pelayo, situada a unos ocho kilómetros antes de llegar a Algeciras procediendo de Cádiz. Si nos dirigimos al centro de visitantes desde Málaga, pasaremos Algeciras hasta llegar al albergue juvenil, donde cambiaremos de sentido con precaución, para encontrar la entrada a la pedanía a unos 700 metros.

Dando servicio a los Parques Naturales Del Estrecho y Los Alcornocales, se encuentra este centro de visitantes en el término municipal de Algeciras, un complejo de uso público y educación ambiental del que podrá disfrutar descubriendo todos sus valores. Pero no sólo en Huerta Grande se ofrece información de estos dos espacios, también se detallan tres Parajes Naturales: Estuario del Río Guadiaro, Playa de los Lances, Marismas del Río Palmones, el Monumento Natural Duna de Bolonia, y la Reserva de la Biosfera Intercontinental.

Web: https://www.juntadeandalucia.es/medioambiente/servtc5/ventana/mostrarFicha.do?re=s&idEquipamiento=19844


¿Qué hacer en las Sierras, Serranías y sus pueblos?

Ferias, fiestas, recreaciones históricas, rutas de tapas, teatro, rally, deportes, guías y actividades

Ver el Calendario de Eventos aqui.

La procesionaria del pino y su ciclo vital

  • Nombre científico: Thaumetopoea pityocampa
  • Castellano: Procesionaria del Pino
  • English: Pine Processionary Moth / Caterpillar
  • Período activo de las orugas: Durante el invierno y los primeros meses de primavera.

Cuando se piensa en España y en su vida silvestre muchos piensan en serpientes venenosas, escorpiones y arañas sin ser conscientes de que es más probable, tanto para las personas como para los animales domésticos, el peligro que supone el acercarse demasiado a una línea de orugas (La procesionaria del pino y su ciclo vital) de aspecto inocente que puede cruzarse por nuestro camino entre los meses de diciembre a abril de cada año.

La procesionaria del pino (Thaumetopoea pityocampa) es una oruga que hacia el final del invierno o el principio de la primavera sale de los árboles y forma una procesión serpenteante cruzando el terreno hasta encontrar un suelo blando donde enterrarse. La procesión no estará lejos de un pino, pero eso no significa que sólo se puedan ver en pinares, ya que tanto se encuentra en zonas urbanas con pinos como en pinos plantados en los arcenes de la carretera.

La procesionaria del pino (Thaumetopoea pityocampa) es una oruga que hacia el final del invierno o el principio de la primavera sale de los árboles y forma una procesión
La procesionaria del pino (Thaumetopoea pityocampa) es una oruga que hacia el final del invierno o el principio de la primavera sale de los árboles y forma una procesión

De las diferentes fases del ciclo vital de este insecto, sólo durante la fase de oruga supone un peligro para las personas y los animales domésticos. La fase adulta de polilla tiene una vida breve que no representa peligro alguno. Podemos observar estas polillas volando durante las noches de verano. La polilla macho se siente atraída por las feromonas sexuales que emana la polilla hembra y tras la cópula una sola hembra puede poner hasta 300 diminutos huevos que adhiere en masa a una aguja de pino. Aproximadamente un mes más tarde, estos huevos se convierten en orugas minúsculas. Las larvas tienen 5 etapas de crecimiento llamadas «estadios», con un crecimiento corporal muy rápido tras el que la muda indica el comienzo del siguiente estadio.

Nido de La procesionaria del pino (Thaumetopoea pityocampa)
Nido de La procesionaria del pino (Thaumetopoea pityocampa)

Son orugas sociales que viven en comunidades familiares comiendo las agujas de pino durante la noche y durmiendo en pequeños nidos, también llamados bolsones, temporales de seda durante el día. A este punto son nómadas y los nidos son difícilmente visibles. Sin embargo en el tercer estadio (muda) entre los miembros de la familia construyen un bolsón permanente en el extremo de una rama de pino. Estos nidos permanentes aparecen durante el invierno teniendo la apariencia de algodón blanco o «algodón de azúcar” y pudiendo ser numerosos en un mismo árbol. Si se encuentra media docena o más nidos en la parte superior del árbol, las orugas pueden fácilmente eliminar las acículas con su alimentación nocturna, posiblemente despejar todas las zonas verdes de algunas ramas y en muchos casos causarán daños graves al árbol. Al alimentarse al amparo de la oscuridad evitan el ataque de pájaros y avispas depredadoras. Cuando llega el atardecer las orugas abandonan sus bolsones comunales en busca de comida, no hay un solo orificio de entrada, simplemente empujan a través de las capas de seda y una vez en una rama dejan un rastro para ayudarse a encontrar el camino de vuelta antes de que amanezca.

La procesionaria del pino y su ciclo vital

Este período de alimentación nocturna ocurre durante los meses de invierno y puede que aminore debido a las bajas temperaturas, una temperatura inferior a -16º C podría matarlas. Los bolsones de seda se sitúan cuidadosamente para aprovechar el calor del sol, haciendo que la temperatura se absorba en el nido ayudando a las orugas que descansan a digerir la comida de la noche anterior. También el hecho de que pueda haber hasta 300 orugas en un nido ayuda a mantener el bolsón en 1 ó 2º C superior a la temperatura exterior.

Procesionaria del pino (Thaumetopoea pityocampa)
Procesionaria del pino (Thaumetopoea pityocampa)

Durante la etapa del quinto estadio y el último, el nido tendrá una apariencia sucia debido a su uso durante el invierno y al acúmulo de excrementos en su base. En general esta etapa ocurre alrededor de febrero y marzo, pero puede variar dependiendo de las temperaturas comenzando en enero o continuando también hasta abril. En este momento dejan el nido y se preparan para la siguiente parte de su ciclo vital. Es en este punto cuando la mayoría de las personas y los animales domésticos entran en contacto con las orugas, a veces con consecuencias muy dolorosas. La colonia se desplaza siguiendo a un líder formando una larga procesión, es por ello que recibe el nombre de procesionaria del pino. Estas procesiones pueden variar mucho en longitud, dependiendo de cuántas han sobrevivido a esta última fase larvaria y si no han sido afectadas por agentes externos. Sesenta o más orugas de unos 4 cm de largo se desplazan formando una cadena, pudiendo ser una visión impresionante, incluso puede confundirse con una serpiente si se ve a lo largo de una carretera. Mientras buscan un sitio para formar la crisálida pueden viajar una distancia de 30 o más metros hasta encontrar suelo blando adecuado donde poder enterrarse.

Una vez bajo tierra se transforman en pupas y durante esta etapa de sus vidas su aspecto es muy diferente del de una oruga, ahora están cubiertas de una cobertura tubular protectora de color marrón. Permanecerán en este estado inactivo hasta los meses de verano, pudiendo sobrevivir hasta la fase pupa gracias a los nutrientes que han almacenado en su cuerpo. Si las condiciones climáticas son desfavorables pueden permanecer bajo tierra hasta el año siguiente. Debido a esto algunos años parece haber muchas más nidos visibles que años anteriores, pudiendo ser debido a la aparición de las polillas de dos años (este año y el anterior) que surgen al mismo tiempo.

Para prevenir los daños que conlleva el contacto con estas orugas el mejor consejo es evitar a estas criaturas de presunta apariencia inocente a toda costa. Las orugas están cubiertas de diminutos pelos urticantes que son su mecanismo de defensa. A menudo estos pelos son expulsados por lo que pueden estar en torno el aire de los árboles infestados, en las ramas por las que se desplazan y también siguiendo la línea de la procesión.

Cuando los humanos y mascotas entran en contacto con estos pelos pueden causar reacciones que van desde una leve inflamación e irritación a un shock anafiláctico severo. Los peores problemas se producen si se produce contacto directo con la oruga o si se ingieren los pelos urticantes, bien sea por caminar sobre ellas o manipulándolas de algún modo. Una vez en contacto con la piel pronto surge un sarpullido que puede causar un fuerte picor. En el caso de haber tenido la mala suerte de esto se debería consultar a un médico. La erupción puede ser dolorosa, con fuerte comezón y pudiendo durar hasta tres semanas.

El manejo de orugas, sus nidos, o incluso las ramas por las cuales han caminado, puede liberar los pelos al aire permitiendo que sean inhalados o permaneciendo de manera inapreciable sobre nuestra ropa. Los restos de los bolsones, que se mantienen en el árbol tras haber sido abandonados por las orugas, todavía contendrán estos pelos urticantes. Incluso la quema de las ramas infectadas debe evitarse ya que los pelos pueden ser transportados por las corrientes de aire y caer sobre cualquier lugar o ser inhalados. (La palabra «Urtica» en latín significa ortiga, planta con pelos que libera una substancia ácida al tocarse causante de una erupción cutánea).

Los servicios veterinarios de emergencia reciben muchas llamadas durante la época en que las orugas migran al suelo porque los perros curiosos se acercan demasiado, intrigados por la procesión y pueden recoger los pelos con las patas, estos les causan irritaciones que acaban lamiendo. Una vez que los pelos están en la boca inducen picazón, hinchazón y posiblemente vómitos. Esté atento a los síntomas de: pequeñas manchas blancas en la boca y en la lengua, babeo y masticación excesivos. En algunos casos la amputación parcial de la lengua es el único procedimiento.

Estos insectos defoliadores que pueden atacar a todos los tipos de pino se encuentran en las partes más cálidas del sur de Europa, África del Norte y en el Cercano Oriente. Su número ha aumentado en parte debido a las grandes plantaciones de pinos de las zonas mediterráneas. Esto facilita su capacidad para reproducirse con éxito. Los inviernos suaves, como ha estado ocurriendo recientemente, permiten a estos insectos expandirse a nuevas áreas, tanto en las latitudes más al norte como en zonas más elevadas.

Arboles predilectos

Su árbol predilecto es el pino Negro (Pinus nigra), seguido de pino canario (Pinus canariensis), pino silvestre (Pinus sylvestris), pino marítimo (Pinus pinaster), pino carrasco (Pinus halepensis) y pino piñonero (Pinus pinea).

Si bien se han realizado controles con trampas de feromonas y sistemas de confusión sexual para tratar de detener la propagación de estas plagas, en la actualidad no parece que dichos controles se estén realizando en Andalucía.

Otra forma de control que se utiliza regularmente en los años 90 es la fumigación indiscriminada de los bosques de pino con mezclas letales de insecticidas y de gasolina diésel como fijador a las agujas de pino. Por supuesto, este tipo de tratamiento mata a una amplia gama de insectos que ingieren diferentes tipos de hojas en todo el bosque y pájaros que se alimentan de estos insectos han sido encontrados muertos.(Habiendo sido testigo de primera mano y de haber sido rociado por un avión con esta mezcla tengo que decir que, si bien la oruga procesionaria del pino es una plaga seria, este tipo de tratamiento no es para nada aceptable).

¿ Bacillus thuringiensis una mejor alternativa?

Bacillus thuringiensis

Bacillus thuringiensis (o Bt) es una bacteria grampositiva que habita en el suelo, y que se utiliza comúnmente como una alternativa biológica al plaguicida. También se le puede extraer la toxina Cry y utilizarla como plaguicida. B. thuringiensis también aparece de manera natural en el intestino de las orugas de diferentes tipos de polillas y de mariposas, así como en las superficies de las plantas.1​

Durante la esporulación, muchas cepas de Bt producen cristales proteínicos, conocidos como δ-endotoxinas, que poseen propiedades insecticidas. Por esta razón se ha empleado el Bt como insecticida y, más recientemente, para producir organismos genéticamente modificados. Sin embargo, existen cepas de Bt que producen cristal que no tiene acción insecticida.2​

Uso en el control de plagas

(En el caso de processionaria del pino Bacillus thurigiensis kurstasky)

Desde 1920 se han utilizado las esporas y los cristales de proteína insecticidas producidos por B. thuringiensis como biopesticida en el control de plagas.9​ Actualmente se utilizan como insecticidas específicos bajos nombres comerciales como Bioster, Dipel y Thuricide. Estos plaguicidas son considerados respetuosos con el medio ambiente por su especificación, ya que su efecto sobre los humanos, sobre la vida silvestre, sobre los polinizadores y sobre muchos otros insectos beneficiosos es mínimo o casi nulo

Leer mas aqui
https://es.wikipedia.org/wiki/Bacillus_thuringiensis

Si usted es consciente de la presencia de orugas de la procesionaria en su área, contacte con su ayuntamiento y pregunte por su política de control y erradicación. En los grandes bosques se trata de un problema complicado de resolver, pero en pequeñas plantaciones y urbanizaciones o en las ciudades debe haber un sistema de erradicación en el foco de la plaga. Si no, infórmese de a qué es debido que no se realice.

Bajo ninguna circunstancia se debe tratar de manejar las orugas, reducir los nidos o tratar de quemarlos.


¿Qué hacer en las Sierras, Serranías y sus pueblos?

Ferias, fiestas, recreaciones históricas, rutas de tapas, teatro, rally, deportes, guías y actividades

Ver el Calendario de Eventos aqui.

El Pinsapo (Abies pinsapo) El árbol mas emblemático en las sierras y serranía

El pinsapo (Abies pinsapo), es una especie de abeto sobreviviente de las ultimas glaciaciones, es un árbol elegante, de porte piramidal de hasta unos 25m de altura. La forma de la copa es cónica, muy perfecta, con ramas desde la misma base del tronco cuando se encuentra aislado.

La copa es densa y oscura observándose a veces individuos azulados mezclados con la masa principal, las raíces son gruesas y largas, a veces muy superficiales.

El tronco es recto y cilíndrico, en los individuos viejos se presenta irregular y retorcido perdiendo completamente su forma piramidal. (Formas deformes son creados por los daños escarabajo).

Las hojas tienen forma de aguja, rígidas y algo punzantes, una hoja puede llegar a vivir hasta 15 años, la edad máxima entre todas las gimnospermas.

Necesitan alta humedad y laderas de umbría o suelos que retengan una cierta cantidad de agua.

Son árboles que presentan los dos sexos en el mismo individuo, es decir, son machos y hembras a la vez, pero para evitar la autofecundación, las piñas femeninas están en la parte alta del árbol y las masculinas en la parte media.

Producen unos pequeños piñones en forma de cuña que caen al suelo al desintegrarse la piña en Otoño, tienen una pequeña ala membranosa que les ayuda en la dispersión por el viento. Biológicamente los pinsapos son abetos y pertenecen al grupo de las gimnospermas o plantas sin flores verdaderas, como los cedros, pinos y cipreses por solo citar los más conocidos. La distribución esta muy restringida.


Donde nos encontramos los Pinsapos? En tres masas boscosas que son:

Parque Natural Sierra de Grazalema; ocupa unas 500 hectáreas formando un bosque único en la Sierra del Pinar entre Grazalema y Benamahoma

Parque Natural Sierra de Las Nieves; ocupa una gran extensión, cerca de 3.000 hectáreas de pequeños y separados bosques en forma pura o mezclado con otras especies, en esta zona se encuentra en plena expansión entre los municipios de Parauta, Ronda, El Burgo, Yunquera y Tolox.

El Paraje Natural Los Reales de Sierra Bermeja; ocupa unas 70 hectáreas en Los Reales, entre Estepona, Genalguacil y Jubrique

Alojamientos cerca de el Pinsapo (Abies pinsapo) El árbol mas emblemático en las sierras y serranía

Booking.com

Descubrimiento:

Actualmente se atribuye a Clemente el descubrimiento botánico del pinsapo que lo conoció en 1809 durante su viaje por la Serranía de Ronda, (dicen que andando) en sus escritos que durante mucho tiempo se creyeron perdidos así lo recogía:

“..Entramos en el pinar en el que hay algunos quejigos y todo lo demás pinsapos. Se parecen algo estos, vistos desde cierta distancia al ciprés por lo oscuro y su forma cónica…”

Pero, el descubrimiento para la ciencia se debe a los farmacéuticos malagueños Haenseler y Prolongo que mostraron en sus herbarios ramitas de pinsapo al botánico Edmond Boissier, de Ginebra, que visitó la ciudad de Málaga en 1.837.

En Estepona tuvo ocasión de ver pinsapos con sus propios ojos pero sólo en otoño y compañado en una excursión científica por sus amigos Haenseler y Prolongo llegó a identificar el árbol a través de sus piñas como perteneciente al genero Abies. Nada mejor que las palabras de E. Boissier recogidas de su libro «Voyaje Botanique dans le midi d´Espagne» para describir la emoción del momento: …muy cerca de allí, el guía nos enseño desde lejos el primer pinsapo; dando gritos de alegría corrimos llenos de emoción, pero por desgracia el árbol no llevaba ningún fruto, un segundo, un tercero me dieron sucesivamente falsas esperanzas, al fin tuve bastante suerte y vi uno cuyas ramas superiores estaban cargadas de conos erguidos. Nos apresuramos a trepar para recogerlos y ya no quedaron dudas sobre el género de está árbol singular. Era ciertamente un Abies próximo a nuestro abeto común… Boissier publica el descubrimiento en una revista al año siguiente y le da el nombre científico por el que es conocido, Abies pinsapo.

Los pinsapares están protegidos a través de la legislación ambiental y normativa de espacios naturales protegidos de Andalucía , por directivas europeas y recientemente como reserva de la Biosfera. El pinsapo está catalogado como especie en Peligro (EN) en la Lista Roja de Flora Vascular Amenazada de Andalucía.

Los mejores ejemplos de pinsapos en la Sierra de Grazalema se puede encontrar en la Sierra del Pinar. Esta es una zona de paseo restringido –

Información aqui para solicitar los permisos de senderos restringidos en la Sierra de Grazalema


¿Qué hacer en las Sierras, Serranías y sus pueblos?

Ferias, fiestas, recreaciones históricas, rutas de tapas, teatro, rally, deportes, guías y actividades

Ver el Calendario de Eventos aqui.